¿Un nuevo Chernobyl en Rusia? : Grave Accidente nuclear en el Ártico.

Internacional 14 de agosto de 2019 Por
Fuga radiactiva en Rusia Se produjo durante la prueba de un nuevo misil. Aunque el Kremlin asegura que los niveles de radiación están controlados, el temor a un segundo Chernobyl está muy presente. En las farmacias de la región se agotaron ya las existencias de yodo.
Rusia 2
Rusia 2

Fuga radiactiva en Rusia Se produjo durante la prueba de un nuevo misil. Aunque el Kremlin asegura que los niveles de radiación están controlados, el temor a un segundo Chernobyl está muy presente. En las farmacias de la región se agotaron ya las existencias de yodo. Según informó La Tercera .

El jueves 8 de agosto una gran explosión tuvo lugar en una base militar al norte de Rusia, en la ciudad de Nionoska, cerca de Severodvink. Poco se supo durante los días siguientes acerca de las causas del accidente que dejó al menos siete fallecidos. Sin embargo, hoy se reveló que se produjo un aumento de entre 4 a 16 veces en los niveles de radiación en Severodvink tras la explosión, que parece ser un eco del gran accidente nuclear de Chernobyl en 1986, especialmente debido a la falta de información por parte de las autoridades rusas y a una serie de confusas declaraciones.

Recién el sábado, Rusia informó que la explosión ocurrida en una prueba de lanzamiento de misiles afectó a un proyectil de propulsión nuclear. El mismo jueves, el Ministerio de Defensa había señalado que la explosión tuvo lugar durante unos ensayos con “un motor a reacción de combustible líquido”, y advirtió que “no hubo emisiones de sustancias nocivas a la atmósfera”.

La compra de yodo
Pero hoy, la agencia de noticias rusas, TASS, reveló que sí se habría producido un aumento en la radiación según información publicada en el sitio web del servicio ruso de observación del clima Rosgidromet. Además, la información oficial el mismo día del incidente fue contrastada por el responsable de defensa civil de la ciudad, Valentin Magomedov, quien declaró que el nivel de radiación subió hasta los 2,0 microsieverts por hora durante treinta minutos, por encima del límite reglamentario de exposición de 0,6 microsieverts por hora. Todo esto recuerda el secretismo de la Unión Soviética en torno al accidente nuclear de Chernobyl, que dejó a 31 muertos de manera directa y miles por los efectos de la radiación, considerado como uno de los accidentes nucleares más graves de la historia, junto con el de Fukushima en 2011.

Esto generó que los habitantes de la ciudad de Severodvinsk, ubicada a unos 30 km de la base, inaugurada en 1954 y que se especializa en pruebas de misiles de la flota rusa, acudieran a las farmacias a comprar yodo, y algunas clínicas emitieron folletos como una guía sobre los pasos a seguir en caso de una contaminación radioactiva.

Y ante la escasa información oficial, luego del funeral con honores de los cuerpos de los cinco ingenieros de la agencia nuclear rusa, Rosatom, el director del Centro Nuclear Federal de Rusia,Vyatcheslav Soloviev, admitió el lunes que el accidente tuvo que ver con el fracaso de una prueba de misiles equipada con una fuente de energía, utilizando materiales radiactivos, incluidos materiales fisionables y radioisótopos.

Por eso, según reportó la agencia Interfax, las autoridades rusas recomendaron a los residentes de Nionoksa que abandonen el pueblo mientras se llevan a cabo obras de mitigación. Pero pocas horas después, el ejército ruso dijo que las actividades que estaban programadas fueron canceladas y anuló la orden para evacuar, lo que generó aún más incertidumbre y confusión. En tanto, los médicos que trataron a las víctimas del accidente fueron enviados a Moscú para un examen médico, informó TASS citando a una fuente no identificada. La agencia señaló que los médicos enviados a Moscú firmaron un acuerdo que promete no divulgar información sobre el incidente.

RUSIA



El Universal

El Universal - El portal de noticias que busca informarte día a día.

Contacto: [email protected]

Te puede interesar