Cae el N°1 de la Opera: 9 mujeres acusan a Plácido Domingo de acoso sexual

Internacional 13 de agosto de 2019 Por
Un nuevo escándalo de índole de acosos sexuales explotó luego que la agencia Associated Press publicó los testimonios de ocho cantantes y una bailarina. El tenor se defendió argumentando que los valores de hoy "son muy distintos de cómo eran en el pasado".
Placido Domingo _e8db9
Placido Domingo / Twitter

Impacto mundial causó la denuncia de nueve mujeres, quienes acusan al tenor español Plácido Domingo, por muchos considerado la figura más importantes de la historia de la ópera, de supuesto acoso sexual. Los testimonios fueron sacado a la luz la madrugada del martes por la agencia Associated Press, una de ellas, es la mezzosoprano Patricia Wulf. 


"Tenía miedo de decirle que no al número uno de la opera, pero no era posible que él mirara solo mis pechos al momento de saludarme. Él solo miraba mis pechos", señaló la mezzosoprano Patricia Wulf en una reciente publicación de la Agencia AP. 

"Temí que no me volvieran a contratar más"

“Mi historia es excepcionalmente común”, asegura la bailarina que ha relatado a AP el supuesto acoso sexual de Plácido Domingo. La joven, que trabajó con el tenor en varias ciudades, dice que Domingo la llamaba a su casa de forma discontinua durante cerca de una década en los noventa. Dejaba mensajes descarados que ella escuchaba atónita con su marido.

El tenor le pedía que se encontrara con él, incluso en la habitación de su hotel, pero ella solo accedió a mantener comidas de trabajo, en las que Domingo tocaba su rodilla, cogía su mano o la besaba en la mejilla de una forma que la hacía sentir incómoda. “¿Entiende el riesgo en el que me está poniendo, que podría arruinar mi matrimonio, mi carrera?”, recuerda que comentaba con su marido.

“Cuando trabajas con el hombre más poderoso en la ópera, intentas cooperar”, explica. Un día, en la Ópera de Washington, quedaron para comer en el hotel del tenor para hablar de trabajo. Tras el almuerzo, dijo que necesitaba subir a su cuarto antes de volver a la sala de ensayos. Me llevó con él, aparentemente cogió sus cosas y me invitó a entrar. Entonces empezó a abrazarme y besarme”. La bailarina lo apartó e insistió en que debía volver a los ensayos.

“Cuando quedó claro que no iba a acostarme con él, me acompañó al ascensor y volvió a su habitación. Cuando se abrió la puerta del ascensor, me derrumbé en el suelo, estaba sudando abundantemente”, describe.

Después del incidente, su carrera se complicó. “Hubo años en los que temí que no me volvieran a contratar más”, aunque tras varios años, volvió a caerle en gracia. Quizás por ello, dice que tiene sentimientos contradictorios hacia el tenor. Pese a ello, no duda: “Lo que hizo está mal. Usó su poder, acosó a mujeres, las puso en posiciones de vulnerabilidad. Hay gente que ha salido del negocio y ha sido borrada por no haberse sometido a él”.

Patricia Wulf 156568
Patricia Wulf / Imagen AP



Según publica el medio, Plácido Domingo (78) presionó a las supuestas víctimas, mujeres jóvenes en los inicios de su carrera, para que mantuvieran relaciones sexuales con él a cambio de trabajos. Además, señalan que llegó a castigar profesionalmente a las que se negaban, hechos que se remontan desde principios de los años ochenta y se extienden durante tres décadas.

"Es doloroso oír que he podido molestar a alguien", respondido el tenor, pese a calificar las acusaciones de "inexactas". "Las reglas y valores por los que hoy nos medimos, y debemos medirnos, son muy distintos de cómo eran en el pasado", añadió

"NO SOY ALGUIEN QUE PUEDA HACER DAÑO"

A través de una declaración pública, el artista se defendió de las imputaciones, señalando que: "Las acusaciones de estas personas anónimas que se remontan hasta tres décadas atrás son profundamente preocupantes y, tal como se presentan, imprecisas. Aún así, es doloroso oír que he podido molestar a alguien o hacerles sentir incómodos, da igual cuánto tiempo haga de ello y a pesar de mis mejores intenciones. Creo que todas mis interacciones y relaciones fueron siempre aceptadas y consentidas. La gente que me conoce o que ha trabajado conmigo sabe que no soy alguien que pueda hacer daño, ofender o avergonzar a alguien de manera intencionada".

"Sin embargo", continúa la respuesta de Domingo, "reconozco que los baremos por los que hoy nos medimos, y debemos medirnos, son muy distintos de cómo eran en el pasado. He sido bendecido y privilegiado de haber tenido una carrera de más de 50 años y me ceñiré al más alto nivel".

A pesar de que han pasado muchos años desde que Patricia Wulf fue víctima de los presuntos abusos por parte del tenor español, la mezzosoprano mantiene que "nunca es tarde para decir la verdad y espera que esto pueda ayudar a otras mujeres en una situación similar".

Te puede interesar