Argentina: Partió juicio a sacerdotes por abuso sexual a 28 niños sordos. Los detalles son de terror

Internacional 08 de agosto de 2019 Por
Argentina : El escándalo es cada vez mayor , dado los antecedentes que se están conociendo , del caso de abusos sexuales de sacerdotes contra niños sordos .
Argentina  Sacerdotes abusadores.
Sacerdotes abusadores. FOTO : Maximilano Rios / Reuters

Argentina : El escándalo es cada vez mayor , dado los antecedentes que se están conociendo , del caso de abusos sexuales de sacerdotes contra niños sordos .

Sin acceso a la prensa y con la necesaria traducción en lenguaje de señas para las y los testigos, comenzó en Mendoza el juicio por abusos sexuales cometidos en el Instituto Antonio Próvolo para niños hipoacúsicos contra dos curas y un jardinero. ‌

El juicio por los abusos sexuales cometidos contra cerca de 28 niños hipoacúsicos en el Instituto Próvolo de Mendoza contará con un intérprete de señas para los testigos, víctimas y para el empleado acusado, quien también es sordomudo, según informó el Ministerio Público Fiscal, citado por la agencia estatal de noticias de Argentina, Télam.

El juicio oral tendrá en el banquillo de los acusados al sacerdote italiano Nicolás Corradi, de 83 años (en prisión domiciliaria), su par argentino Horacio Corbacho de 59 años, y un jardinero, Armando Gómez de 49 años (estos últimos dos ambos detenidos de forma preventiva). Los acusados enfrentan penas de prisión de hasta 20 años en algunos casos y hasta 50 en otros.

Los tres fueron llevados el lunes 5 de agosto ante la Justicia mendocina, acusados de abuso sexual agravado por el acceso carnal, abuso simple y corrupción de menores. Los casos se habrían extendido entre 2004 y 2016, mientras las víctimas eran menores de edad que estudiaban y dormían en los albergues del instituto.

 
El mayor escándalo por abusos eclesiásticos en la historia de Mendoza

Durante la primera jornada de juicio, cerca de una decena de personas se presentaron como querellantes para denunciar "abusos sexuales de manera sistemática". No obstante, serán alrededor de 30 en total los que declararán durante esta semana.

La investigación comenzó en 2016 a partir de la denuncia de un exalumno, que actualmente tiene 19 años, del Instituto ubicado en la localidad mendocina de Luján de Cuyo, cerrado desde diciembre de ese año. El joven denunció haber sufrido abusos por parte de Corbacho cuando tenía solo 5 años.

La causa ya tiene como condenado al monaguillo Jorge Bordón, de 51 años, quien confesó en septiembre pasado, durante un juicio abreviado, que fue autor de 11 abusos y tendrá que cumplir diez años de prisión. También hay imputadas en este caso: dos monjas fueron detenidas con prisión domiciliaria por el encubrimiento de los abusos.

Las causas en torno a los abusos en el Instituto Próvolo son tres. La que comenzó esta semana, otra vinculada a Kosaka Kumiko, la monja acusada de haber participado en episodios de vejámenes y corrupción de menores en el instituto, y una tercera, que todavía no fue elevada a juicio, e involucra a la exdirectora de la institución y a otra monja. Según  .france24.com.

El caso llega hasta Italia e involucra al papa Francisco

La causa llamó la atención internacional cuando se supo que Corradi se había enfrentado a acusaciones similares en el instituto Antonio Próvolo de Verona, Italia, y el papa Francisco había sido notificado de que el sacerdote italiano administraba un centro similar en Argentina. Un dato que pone en una incómoda posición al religioso, acusado ya en otros casos de encubrimiento.

Paola González, madre de una niña de 16 años que presuntamente fue abusada sexualmente en el instituto Próvolo, apunta directamente al papa: "dos años y medio después y hasta el día de hoy, él (papa Francisco) no ha pronunciado una sola palabra de apoyo a los sobrevivientes de Provolo, ni ha repudiado a ninguno de los miembros de la Iglesia que perpetraron tales abusos".

Corradi se declaró inocente de cargos que incluyen abuso sexual agravado de menores y contacto sexual, mientras que Corbacho y Gómez, ambos argentinos, no prestaron todavía declaraciones. Se espera que el juicio dure más de un mes.

Cecilia, una de las madres víctimas, que se encontraba a las afueras del juzgado expresó a medios locales que, después dos años y medio y los obstáculos por parte del Vaticano, los padres tienen "la esperanza de que sea un juicio justo".

La justicia argentina también investiga una serie de abusos cometidos en otro Instituto Provolo, el de la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, que Corradi dirigió entre 1970 y 1997.

"Encubrimiento"
Tanto las víctimas italianas del Instituto Provolo como las de las dos sedes argentinas sostienen que la Iglesia católica sabía que Corradi era un pedófilo y no obstante lo pusieron a cargo de niñas y niños sordos en Argentina.

En 2017 el obispo de Verona, Guiseppe Zenti, se desligó de reponsabilidades, afirmando que la curia no tenía poder sobre el Instituto Provolo porque es manejado por una congregación "autónoma".

Esa congregación es la Compañía de María para la Educación de los Sordomudos o Sociedad de María, fundada en 1840 por el sacerdote italiano Antonio Provolo, que, según Zenti, depende directamente del Vaticano.

Hasta ahora la Santa Sede no ha hablado públicamente sobre el caso. BBC Mundo contactó a la oficina de prensa del Vaticano pero de momento no obtuvo respuesta.

Las primeras denuncias sobre lo que ocurría en el Instituto Provolo de Verona se dieron a conocer en 2009, gracias a una investigación del diario L'Espresso de Milán.

Un grupo de 67 exalumnos revelaron los abusos a los que habían sido sometidos entre las décadas de 1950 y 1980 y acusaron al Vaticano de "encubrir" a los abusadores.

Si bien se denunciaron decenas de delitos, por el tiempo transcurrido la justicia no pudo intervenir. Sin embargo, las víctimas, agrupadas en una asociación, presentaron sus denuncias ante la Iglesia para que actuara.

Entre la veintena de sacerdotes acusados de haber cometido abusos estaban Corradi y otros dos curas que también se habían mudado a Argentina en los años 70: Eliseo Primati y Luigi Spinelli.

El primero, de 83 años, codirigió el Instituto de La Plata junto con Corradi, y también es requerido por la Justicia argentina por abusos presuntamente cometidos durante sus casi cuatro décadas allí.

Sin embargo, el prelado retornó a Italia a finales de 2017 (un año después de que estallara el escándalo en Mendoza) y está viviendo nuevamente en la sede central del Provolo en Verona, por lo que la Justicia argentina ha pedido su extradición.

El Universal

El Universal - El portal de noticias que busca informarte día a día.

Contacto: [email protected]

Te puede interesar

Boletín de noticias

En redes sociales

Síguenos en Facebook.

Síguenos en Twitter

El Tiempo en Santiago de Chile.



Te puede interesar