[OPINIÓN] No puede haber Educación de Calidad con profesores mal pagados

Opinión 27 de junio de 2019 Por
No hay duda del importante lugar que ocupa la educación en el de un país y en la libertad de la humanidad.
Aton_Profesores _16565
Imagen: Dragomir Yankovic/Aton Chile

Si no hay profesores y alumnos no hay escuela, aunque estén ahí los directores y computadoras.


Al igual que se reconoce la necesidad de tener profesores se considera la obligación de asignarles sueldos adecuados a sus funciones y que permitan una vida digna con la cual educar al capital mas importante que tiene una sociedad: los niños y jóvenes.

El sueldo de un profesor permite sobrevivir dignamente, pero finalmente sobrevivir, difícilmente un profesor promedio puede movilizarse socialmente hacia la siguiente clase social una vez que ascendió después de haber ingresado a las filas del magisterio, lo que se puede explicar sin justificar con que a nivel internacional ningún profesor se puede considerar que desarrolle actividades productivas, por lo que no puede obtener mayores ganancias ya que solamente se dedica a actividades de reproducción de conocimiento y no produce como si estuviera en una empresa y no va a obtener dividendos o participaciones de su productividad. 
 
Mientras la urgencia de ejecutar cambios en la educación a nivel mundial se instala sin contrapeso como el tema más relevante para la mayoría de los ciudadanos, la baja remuneración de los docentes sigue siendo el gran motor olvidado del debate. En el siguiente artículo que compartimos con fines educativos pastorales, la Profesora de Historia especializada en Nuevas Tecnologías Daniela Leiva Seisdedos, comparte una opinión en el portal educativo INED21. Esperamos que sea de reflexión para todas las autoridades y gobiernos de turno.

Salario docente, motivador de calidad e inclusión

Según el Premio Nobel en Economía, James Heckman, la perseverancia son factores esenciales para el crecimiento como sociedad y país. La educación que se imparte a los niños, determina en gran medida los resultados de su vida como adultos y, por ello, es tan importante que el ambiente en el que se desarrollan sea el mejor.

No hay duda del importante lugar que ocupa la educación en el de un país y en la libertad de la humanidad.

La noción de trabajo digno, justo y decente se presenta como democrática e igualitaria en todas las leyes que existen tanto en los organismos internacionales como la OIT (Organización Internacional de Trabajo) como nuestras leyes, etc. Pero… ¿realmente es así?

En el mundo, el interés de la sociedad civil por este tema y su actual lugar en el debate político, demuestran con nitidez el acuerdo respecto a su relevancia. Pero,  ¿es el trabajo de los docentes menos importante para la sociedad que el de presidentes, políticos, ingenieros, médicos o psicólogos? La labor de los profesores es  tanto o más importante pues impacta la vida de todos los niños y niñas de un país.

Según la OCDE en este año 2016 en América Latina sueldo inicial de un profesor en México es de US$ 15.081 ($8.450.789), en Argentina de US$ 16.567 ($9.283.484) en la enseñanza básica, mientras que en esa área educativa el sueldo máximo de un profesor en Chile es de US$ 25062 ($14.043.742) y de uno mexicano es de US$ 32.136 ($18.007.728). Al ejercer en la enseñanza secundaria, en tanto, el sueldo de un profesor parte en US$ 13.500 ($7.564.860) y alcanza un máximo de US$ 21643 ($12.127.871). En Europa Luxemburgo es reconocido como el país con el mayor Producto Interno Bruto (PIB) per cápita del mundo, según el Banco Mundial, mientras que según el Fondo Monetario Internacional (FMI) este índice económico lo deja en segundo lugar. El caso es que es el país donde los profesores reciben el sueldo más alto.

DEBE SER JUSTO

El problema del salario docente no es que se paga mal; es que muchos gobiernos pagan a nuestro trabajo como fácil. El concepto de salario en términos de la economía debe llevar implícito un rostro humano, no numérico, no debe tomarse como variable de ajuste. Si se toman estos parámetros tendremos que asociar este concepto con el refrán “pueblo bruto, pueblo dominado”.

El salario es para las personas, no para las piedras. Asistimos a un replanteamiento del ejercicio docente, de las nuevas tareas de la enseñanza y de las implicaciones que tales revisiones tienen en el campo de la formación permanente. El salario no es todo pero debe ser justo:

Un buen salario, condiciones laborales apropiadas y la pertenencia a una comunidad académica sólida, son aspectos esenciales para que un profesional ejerza su tarea, investigue y aporte al desarrollo y crecimiento de un país.

Aton_Profesores _16569
Imagen: Dragomir Yankovic/Aton Chile

ORGULLOSOS

El salario justo para nosotros los trabajadores es que la base debería ser aquella que reconociese nuestro esfuerzo, nuestra valía y dedicación, que lo gratificase adecuadamente de tal manera que esto aportase desde la base valor añadido a la actividad que estamos desarrollando, que seamos trabajadores orgullosos de lo que hacemos.

En un mundo ideal el servicio que prestamos a la sociedad tiene un carácter de ser generoso y entregado. Son décadas que nos pagan mal. Eso no se arregla de la noche a la mañana.

El compromiso público de la educación pública, los derechos de los trabajadores docentes y la promesa de oportunidades para todos se ha visto seriamente afectado en los últimos años. Actualmente, en el mundo sucede que quienes nos tienen que defender, los sindicalistas, van presos no por defender nuestros derechos, como, por ejemplo, Agustín Tosco; o, por ejemplo, Felipe Vallese, que fue el primer desaparecido en Argentina en la Revolución de 1955.

Son décadas que nos pagan mal 

¿SINDICALISTAS?

Los sindicalistas de estos tiempos van presos o son condenados porque se enriquecen a costa y nombre nuestros. ¿Quiénes son sindicalistas que viven como el común de los trabajadores?; pocos ¿no?

Hay incontables ejemplos de políticos, sindicalistas que abusan de su situación para sacar tajada o riquezas que no les pertenece. Con leer y ver televisión a diario nos sobran ejemplos.

AUMENTO

El aumento y consideración salarial depende totalmente del juicio de los que deciden nuestro sueldo incluido los sindicalistas. Nuestra tarea docente tiene identidad en la sociedad no es invisible.

Los buenos salarios, justo hacen que se valore más los trabajos y eso pretendemos en toda la sociedad.

Es hora de que los gobiernos nacionales entiendan que la educación no debe ser un macro proyecto en la agenda, sino la columna vertebral del desarrollo del país. La educación siempre es una inversión no un gasto.

Debemos reivindicar la profesión docente pues los maestros y profesores son quienes tienen la responsabilidad de Transformar la realidad del mundo a través de la educación.

Te puede interesar

Boletín de noticias

En redes sociales

Síguenos en Facebook.

Síguenos en Twitter

El Tiempo en Santiago de Chile.