Por Cecilia Heyder: Vivir con calidad y morir con dignidad

Opinión 04 de enero de 2020 Por
"¿Hasta cuándo tendremos que leer en algún medio de prensa cada cierto tiempo sobre alguien suplicando por una muerte asistida y digna?".
Eutanasia 146819515_n

Al empezar a escribir estas palabras, trataba de recordar cómo ya en el año 2015 en que se presentó el segundo proyecto de ley sobre la Eutanasia (el primero fue en el 2011, pero solo alcanzó a llegar a la oficina de partes del Congreso) yo ya luchaba por el derecho a una muerte digna.

Participé en programas de TV y radio, de algunos debates en Universidades siempre defendiendo mi derecho a decidir sobre mi cuerpo, pero sobre todo el derecho de morir dignamente cuando ya mi deterioro sea avanzado y deje de ser autovalente.

Luchar por la Eutanasia no significa que quiera morir o que ésta sea una forma de suicidarme, es una forma de luchar por la vida aunque suene irónico. Sí, es una forma de elegir yo mi momento de morir cuando mi cuerpo ya no resista más.

Muchos pensarán que estoy deprimida cuando hablo de estos temas. Hablas de Eutanasia y molestas mucho a los demás ya que la palabra muerte es tabú, pero muy por el contrario a lo que puedan pensar: Yo estoy tranquila y en paz. Por eso decidí volver a escribir y expresar mis deseos con la conciencia y consecuencia que muchos me conocen. Ojalá los Parlamentarios aprueben la ley y no sigan con esta sordera cómplice de crueldad. Muchos de ellos hablan de que “Dios es el único que dispone de la vida” y yo creo que los Parlamentarios no son Dios ni tampoco tienen derecho a decidir sobre nuestra vida.

Yo les pregunto: ¿Apoyan tal crueldad? ¿Dejarían sufrir a una persona indefinidamente hasta inducir sedación paliativa? Creo que la hipocresía es la palabra más adecuada para definir a los “pro vida”, que no respetan el deseo o el testamento vital de la persona.

¿Hasta cuándo tendremos que leer en algún medio de prensa cada cierto tiempo sobre alguien suplicando por una muerte asistida y digna? ¿Acaso nadie ha pensado que se pude evitar tanto sufrimiento tan solo otorgado tal petición a esas personas que solo desean morir con dignidad?

Una vez escuché que si “Yo no le debo nada a la vida y la vida no me debe nada a mí, es porque estamos en paz”.

De eso se trata el amor por la vida; de estar en paz y de tener libertad de tomar tus propias decisiones sobre todo sobre tu cuerpo. ¡Una vida sin libertad no es vida!

El concepto vida es tan completo como la muerte. Tener una vida digna es tener libertad, ser autónoma, tomar decisiones por ti misma, pero cuando tu cuerpo ya no responde y ves que ya no existe tratamiento para tu enfermedad, tu cuerpo se transforma en una verdadera cárcel. ¡Por eso es necesario que exista ya una ley de Eutanasia! Así podría ahorrarme la angustia diaria de mi deterioro progresivo…

No tenemos derecho sobre nuestras vidas, no somos dueños de nuestros propios cuerpos y cuando nuestra enfermedad se transforma en cárcel, lo único que nos devuelve dignidad es:

Una muerte Digna.

Te puede interesar

Boletín de noticias

En redes sociales

Síguenos en Facebook.

Síguenos en Twitter

El Tiempo en Santiago de Chile.



Te puede interesar

THE TIMES CHILE TV