La ruta de Cecilia Heyder: Cáncer, Derechos Humanos y la dura lucha por seguir viviendo

Entrevistas 17 de abril de 2019 Por
Cecilia Verónica Heyder Contador, es la tercera generación con cáncer en su familia. Cuando en el año 2011 le diagnosticaran su cáncer de mamas, que se sumaba además a un Lupus Sistémico Eritematoso (Les) decidió seguir más fuerte en la lucha, porque aún queda mucho por hacer en este mundo.
Cecilia Heyder 9247360_n

La historia de vida de Cecilia Heyder no la cuentan muchas personas. Ella dejó de hacerse sus quimioterapias porque el tratamiento ya no actúa en su organismo refractario. Sin embargo, Cecilia asume el riesgo, y a pesar que le puedan causar efectos negativos graves en su salud, acepta todo… ¡Porque quiere vivir!.

En Diciembre del 2014, Cecilia Heyder encaró al Estado de Chile, pidiendo el permiso para hacer un autocultivo de Cánnabis y así tener una mejor calidad de vida y no seguir arriesgando su integridad física, acudiendo al mercado negro por su medicina.

Desde enero del 2014, el Estado la reconoció hasta el día de hoy como la primera Usuaria Medicinal de Cannabis, pero con varias limitaciones. Un día, de pronto, el Sr. Mauro Salinas, Director del Incáncer y el Dr. Rony Muñoz, entonces director médico, firmaron los nuevos diagnósticos. 

* “¿Cómo logré manipular dos veces a esta escala al Incáncer, a los médicos y al Gobierno dos veces cambiaron mi diagnóstico?” *

En ese mismo instante, Cecilia se quedó sin Sativex. Y así, como tantos chilenos y chilenas, no pudo pagar el alto costo que implica importar el tratamiento. Aún así siendo la única ciudadana chilena en cultivar cannabis legalmente, puede hacerse su medicina y continuar la batalla.

Su lucha la da frente a un Estado indolente, no solo por su salud, sino que también lo hace por su otra causa, la que más importa: La verdad y justicia.

Osvaldo Heyder - Cecilia Heyder 92473607n

La lucha continúa: “Firme por los Derechos Humanos”. 

Cecilia Heyder, es hija del capitán de Ejército Osvaldo Heyder Goycolea, cuya extraña muerte es uno de los grandes misterios que aún quedan por resolver de la época de la dictadura.

Tal como consigna una investigación del periodista Carlos Basso en el diario El Mostrador; la participación de Osvaldo Heyder en los operativos quedó estampada en su hoja de vida, sin embargo, Heyder se sentía repugnado por los métodos de la DINA, en la causa que se abrió a inicios de los años 2000 en el entonces Tercer Juzgado de Letras de Talca.

El capitán del Ejército Osvaldo Heyder Goycolea, no empuñó las armas para matar a sus propios compatriotas. Ayudó a prisioneros del MIR, se enfrentó a un oficial cercano a Manuel Contreras y finalmente su cuerpo fue hallado con un disparo en el cráneo. Luego de 40 años de mentiras y de datos que lo vinculan a Colonia Dignidad en el crimen del oficial, la causa está sobreseída temporalmente. La negación de Heyder en obedecer a sus superiores, le costó la vida, dejando a toda una familia huérfana y sumida en un dolor que se prolonga hasta el día de hoy.

Cecilia Heyder conversó con El Universal Chile, y nos contó que no solo es capaz de encadenarse en la Catedral de Santiago, sino que hasta daría la vida por la verdad y justicia si fuera necesario, y no solo por su padre, sino que por los más de 3.500 víctimas que dejó la dictadura de Pinochet, sin contar con los torturados, exiliados, exonerados y represaliados durante 17 años de Terrorismo de Estado.

- Nadie te detiene Cecilia, ¿Por qué luchas por los DD.HH?
Porque me desespero por tanta injusticia, por tanta impunidad. Veo como los derechos humanos son el caballito de batalla para muchos y no hacen nada para saber dónde están nuestros detenidos desaparecidos. Muchos familiares murieron, otros están muy viejitos para seguir luchando, y aún sin saber el panadero de sus padres, madres, hijos, hermanos… por eso tengo que seguir, a pesar de todos mis males, alguien tiene que seguir en la lucha, porque después pasan al olvido y nadie reclama justicia por ellos. Igual caso con los familiares de los ejecutados políticos, que pocos -por no decirte nadie- mantienen viva la voz de justicia. Por ellos lucho, para que nunca más existan tantas atrocidades como las que cometieron los militares y fuerzas Armadas hacia el pueblo chileno.

- Bachelet nunca cumplió su promesa de cerrar Punta Peuco, ¿Hay esperanzas de que algún día los criminales de Lesa Humanidad paguen sus penas en cárceles comunes?
Sinceramente, no creo, nosotros confiamos que durante el segundo Gobierno de Bachelet, tal como le prometió a Carmen Gloria Quintana, iba a cerrar esa cárcel, que hoy es un símbolo de la impunidad. No lo hizo y creo que la última luz de esperanza que eso suceda se apagó completamente. Los viejos ya mueren, otros se van con indultos, penas ridículas para la gravedad de los crímenes que cometieron. Los más viejos se acogerán a los tratados internacionales del adulto mayor. El mismo que la presidenta Bachelet y el Senado firmaron en marzo del año 2018, y que ya han sido beneficiados con este tratado tantos cobardes criminales. El Estado otorga, y pretende seguir otorgando impunidad a violadores de Derechos Humanos.

¿Crees que todos esos violadores de Derechos Humanos estando presos en Colina N°1 tendrán las mismas comodidades que en Punta Peuco?
Ya tienen las mismas comodidades. Ese módulo lleva años habilitándose, de hecho hubo un reportaje de Mega que curiosamente borraron de su portal oficial, el famoso Módulo Asystir, donde mostraban que cada una de las habitaciones -lo que ellos dicen celdas- están habilitadas para dos internos. Tienen una linda sala estar, comedores, enfermerías individuales solo para ellos. Médicos una vez por semana, paramédicos las 24 horas del día, una entrada separada para sus familiares. Un lujo de penal, cosa que cualquier reo común ya se quisiera y, todo esto pagado por nosotros los Chilenos. Hay un vil engaño, como todo en este Estado, harán creer a la gente que los genocidas se irán a poco menos que a las cárceles comunes que efectivamente hay ahí, pero no es cierto, porque hicieron un módulo especialmente equipado para ellos. Sin dejar de mencionar que siguen gozando de beneficios militares. Siguen cobrando una jugosa jubilación con un sistema de pensiones que fueron creados sólo para ellos y con platas de los impuestos de todo un pueblo. Ni siquiera el Estado ha tenido el gesto de degradar a esos cobardes… qué más te puedo decir.

¿Crees que en Chile habrá justicia para todos aquellos que fueron víctimas directas de las violaciones a los derechos humanos de más 3.500 compatriotas en dictadura… eso, sin contar con todas aquellos familiares que les llegaron los coletazos y siguen sufriendo por generaciones?
Ahí volvemos al punto de partida y lo más importante; así como vamos, no creo que en Chile exista la justicia. Mientras tengamos la misma Corte Suprema que negó tantos recursos de amparo, a lo mejor no tendríamos detenidos desaparecidos si no fuera por la complicidad de los jueces. Es cosa de leer las entrevistas del presidente de la Suprema donde dice que “los criminales de lesa humanidad también tienen derecho de morir en su casas”. Yo me preguntó; ¿Nuestros familiares que fueron torturados y murieron en en condiciones infrahumanas, ¿Ellos no tenían esos derechos?. Mira tú, se cumplirán casi 44 años transcurridos el Golpe, y la impunidad se perpetra cada día que pasa.

¿Qué le dirías a los políticos que antes lucharon contra la dictadura y ahora están a favor de que los violadores de Derechos Humanos de Punta Peuco sigan teniendo estos beneficios?
Que no se olviden que nuestros Ejecutados y Detenidos Desaparecidos no fueron corruptos ni menos vendidos. Hoy, muchos de los que fueron víctimas directas, están felices de la vida en el parlamento, e incluso, otros gozan de un lindo puesto en altos cargos de Gobierno.

Cecilia Heyder 583677756063_n
Foto: Marucela Ramirez



Te hemos visto envuelta en verdaderas trifulcas con Loreto Iturriaga, hija de Raúl Iturriaga Neumann: ¿Qué le dirías a esos familiares de militares que participaron en las desapariciones forzadas de tantos Chilenos?
Les pido como hija de militar, a todos esos/as hijos/as de militares que ayudemos a esas familias que aún buscan a sus padres, que les pregunten dónde están, porque todos sabemos que los genocidas de Punta Peuco mantienen este pacto institucional para protegerse, lo que se conoce como “el pacto de silencio”. Yo no les digo que pidan perdón, ya que eso es algo que tiene que nacer desde el alma, no por quedar bien con la sociedad. Les digo que piensen que ya están viejos y que se llevarán el secreto a la tumba.

Si queremos que nuestras futuras generaciones puedan caminar por las calles sin miedo y rencores, ayudemos a escribir la historia sin un vació de impunidad para que ellos mantengan la memoria, para que nunca más se vuelva a repetir un golpe militar en nuestro país. Para que nunca más se cometa un genocidio. Es un sueño muy loco que tengo yo… pero que algún día, espero que todos podamos caminar sin los rencores del pasado y, por fin, podamos mirar hacia el futuro sin la pena de vivir en este Estado indolente.

Cecilia Heyder, a pesar de todas las dificultades físicas producto de su cáncer, seguirá encadenándose donde sea, para exigir la tan ansiada verdad y justicia. 

Te puede interesar

Boletín de noticias

En redes sociales

Síguenos en Facebook.

Síguenos en Twitter

El Tiempo en Santiago de Chile.



Te puede interesar

THE TIMES CHILE TV