Investigación revela que Supermercado Alvi de Maipú fue usado como centro de torturas y detención ilegal por el Ejército

Nacional 07 de noviembre de 2019 Por
La investigación indica, que el recinto se utilizó desde el 19 al 21 de octubre, en pleno Estado de Emergencia decretado por el Gobierno de Sebastián Piñera. "Los vecinos escuchaban gritos y hay relatos de torturas".
Supermercado Alvi maipu 0912AJ

“Me llevaron al Alvi, a las bodegas, no sé si el supermercado autorizó eso, pero tenían armada su base ahí, tenían los camiones estacionados y más gente detenida”, cuenta uno de los detenidos, cuya identidad se mantiene en reserva por temor a represalias. 


Una gravísima investigación publicada por el medio Interferencia.CL, indica, que el supermercado Alvi Club Mayorista en la comuna de Maipú -ubicado en las afueras de la estación de Metro Las Parcelas- se utilizó como un centro de torturas y detención ilegal del Ejército desde el 19 al 21 de octubre, en pleno Estado de Emergencia decretado por el Gobierno de Sebastián Piñera. "Los vecinos escuchaban gritos y hay relatos de torturas".

Cabe destacar que la cadena de supermercados, pertenecientes al holding SMU S.A del empresario Álvaro Saieh, también tiene una sucursal frente a Plaza de Maipú, local que fue incendiado y en donde se encontró un cuerpo calcinado en su interior. 

“Este era como un cuartel que tenían los militares aquí en la zona de Maipú”, afirma uno de los vecinos que, dicha situación dice que se la comentó a periodistas de CNN Chile, pero no fue contactado por el canal. 

El vecino -relata entre lágrimas- que a las personas las “tiraban como saco” arriba del camión y asegura que sintió tanta impotencia que desde su patio encaró a los uniformados. “Un día estaba la PDI y Carabineros aquí, y yo les dije: Hasta cuando van a dispararle a la gente y a las casas. Y una paca bajita me dijo ‘Que te creí, si querí te disparo’; me amenazaron”, narra.

Otro de los testimonios de quién atestiguó, cuenta que “nos quedamos gritando por los compañeros que estaban arriba del camión e insultando a los milicos. Ahí, sin previo aviso, arremetieron contra nosotros disparando perdigones. Yo estaba en bicicleta así que no pude arrancar porque quedé atrapado en un tumulto”.

“Yo creo que fui al primero que pillaron, el milico me pegó un golpe que me botó de la bicicleta, no sé si fue con el puño o con la cacha del arma, pero me botó de una. En el suelo me quedé alegando por mi bicicleta y los weones me empezaron a patear en el suelo, ahí me decían ‘grita ahora’, yo les decía ‘grito’ y me pegaban. Me empezaron a doblar los brazos, me pescaron la capucha del polerón y me gritaron que no los mirara. ‘No sabí lo que se te viene’ y puras amenazas. Me arrastraron, me pegaron en las piernas y me esguinzaron la pierna derecha”.

“Había más gente detenida en el camión que le respondían a los milicos, me decían que no les tuviera miedo y que aguantara no más, así que ahí me tuvieron unos minutos en el suelo. Después llegó el mayor Carreño y el cabo López que había sido instructor de un amigo-que también llegó detenido- y me dijo que el cabo vivía en 4 Poniente de Maipú, ahí estuve un poco más tranquilo, pensé ‘al menos tengo un nombre’”.

Según este testimonio, eran cuatro camiones, todos con distintos niveles de represión. “Éramos 19 los que estábamos arriba de ese camión y al costado de nosotros había otro camión. Nos tuvieron sentados con las manos puestas en las piernas y la vista al frente, si es que hablábamos nos gritaban ‘vista al frente’. La amenaza era que el que se portaba mal lo iban a bajar del camión, así que hice caso. El castigo era sentarlo frente al camión, en una esquina, mirando la muralla, después lo pasaban al otro camión y los mismos milicos que estaban arriba nos decían que ahí eran más brígidos, decían algo de 'otro batallón'”.

La detención duró aproximadamente cuatro horas y pese a que les habían dicho que ahí estarían retenidos y que luego serían entregados a Carabineros, no se realizó ese procedimiento.

“Nos sacaron en una hilera en la calle y nos gritaron que teníamos diez segundos para correr. Empezaron a contar en cuenta regresiva, yo corrí como pude, porque estaba cojo, no podía mover la pierna. Corrimos y encontré mi bicicleta hecha mierda, tomé restos y dos militares me apuntaron y me gritaron que corriera, así que ahí corrí como pude”, cuenta el vecino, cuya detención no dejó registro alguno.

Revise reportaje completo en Interferencia.CL

Supermercado Alvi de Maipú fue utilizado como centro de detención ilegal por el Ejército

El pasado 18 de octubre comenzó el estallido social chileno que perdura hasta hoy y que tiene entre sus principales demandas el crear una nueva Constitución Política y la renuncia del presidente Sebastián Piñera.


Lea además:

Tortura en Antofagasta .29-800x445[Vídeo] Joven denuncia secuestro y tortura efectuada por Carabineros en Antofagasta

Te puede interesar

Boletín de noticias

En redes sociales

Síguenos en Facebook.

Síguenos en Twitter

El Tiempo en Santiago de Chile.



Te puede interesar