[OPINIÓN] Lumpen: La marcha de los marginados

Opinión 07 de noviembre de 2019 Por
"Como ciudadano creo en el dialogo y como pueblo en la democracia, no así en las instituciones que la garantizan, pareciera ser que su brújula es la corrupción". 
Abuelita Margarita 0912AJ
Foto: Redes Sociales

Frente a los últimos acontecimientos que esta viviendo el país, sobre todo con el clima de violencia que pareciera gobernar, unos cuantos quisieran ver a los militares en la calle poniendo orden, otras en un circulo de aquelarre para resucitar al dictador y asesino que lleno las calles de sangre y sus ríos de cuerpos.


Hoy la palabra "lumpen" se ha puesto de "moda", antes de ella estaban los "patipelados". Como ciudadano creo en el dialogo y como pueblo en la democracia, no así en las instituciones que la garantizan, pareciera ser que su brújula es la corrupción. 

Estoy en desacuerdo con todo tipo de violencia y daño. Sin embargo en esta lluvia mediática de destrozos pocos nos hemos preguntado por quienes son aquellos que recorren la ciudad con esa violencia desmedida, de donde vienen, que les pasa o que desean. Quienes conforman esa masa llamada " lumpen" en su significado simple al que cualquiera puede acceder nos entrega algunas pistas para comprender la furia de pocos.

Lumpen: Grupo social urbano formado por los individuos socialmente marginados, como indigentes, mendigos, etc. Si comenzamos a revisar la situación que ha arrastrado nuestro país a la crisis posiblemente podamos comprender lo que pasa desde un metapensamiento y no desde las alocadas palabras de una alcaldesa con espíritu de corredora olímpica, la misma que llama a tomar las armas y que luce un lindo traje amarillo.

La memoria del chileno es frágil y al parecer mas corta de lo que pensamos, el sistema nos ha dejado con la memoria de trabajo, cuerpos robotizados encargados de producir. Bueno, acá me arranco con mi aventura de saber quienes son ese grupo que mantiene aterrorizada a la prensa sensacionalista, esa misma en donde el dueño como acto de generosidad con Chile llama al dialogo, siempre y cuando sea bajo sus condiciones y nos hace creer que es un gran paladín de la justicia, invitándonos hablar de su 1% como aporte. Que le dijo el Gobierno al Lumpen para que esta masa tomara tanta fuerza y furia, bueno mejor dicho que ha escuchado de sus demandas y que les hizo a sus cuerpos.

Chile olvida rápido, la memoria es frágil y por lo mismo es bueno refrescarla para saber que ese lumpen lo somos todos, algunos con mayor discreción que otros, esos que ya no tienen nada que perder, salen de la capucha y colocan sus rostros y cuerpos a las balas.

Un niño de 13 años, tomado por un carabinero como escudo en una protesta. Al parecer hay motivos para ser lumpen, ya que ese lamentable gesto de carabinero evidencio el valor que tiene la vida del pueblo y sus menores para la institución. Los invito a recordar, para poder explicarnos quienes es ese lumpen y así darnos cuenta que son tan nuestros como la mismas demandas, tan vivos como la marcha callejera y necesarios para seguir creciendo como país. Ese lumpen, responde a la rabia de un estado y gobiernos que los han dañado, no podemos olvidar la criminalización que vivieron las movilizaciones estudiantiles, sus cuerpos baleados, azotados, violentados sistemáticamente por meses y en algunos casos años. Son los mismo que el Alcalde de Santiago cobardemente enviaba a las fuerzas policiales a aplastarlos, muchos con suerte superaban los 45 kilos también son sus padres que con impotencia veían llegar a sus hijos desgarrados.

Ese lumpen que molesta e indigna son los que esperan meses el pago de las licencias medicas, esperando en total miseria, llevando una vida a costa de la caridad de familiares y de algún buen dueño de abarrotes que les ayude con el "fiado". Es el hombre indignado por el no pago de sus licencias y a la vez humillado pal trabajar como recolector de basura. Ese lumpen que enfada la apacible vida de los acomodados de este país y al cual condenan todos los sectores políticos, le avisaron que la hora para la operación estaba lista, mientras ellos respondían que la espera estaba tres metros bajo tierra, vivieron solos la desgarradora muerte de su familiar. Son los hospitalizados en pasillos, los que se quedan sin medicamentos. Ese lumpen al cual fácilmente le cae la condena social, debe estar lidiando entre balas y droga a la llegada a su colegio, donde sabe que para cumplir sus sueños debería estar en otro, ve a un profesor cansado, mal pagado y sobreexplotado por la displicente, mientras los sostenedores de la educación se quedan con el dinero que a ellos les corresponde y así mejorar su calidad de vida y proyecciones. El lumpen molesta, nos rompe el centro de la rabia, pero quien puede controlar tanta rabia acumulada por años.

Ese lumpen que solo visita museo por catalogo, pues el valor del trasporte y de los museos no soportan el ingreso de una familia con sueldo mínimo. Ese lumpen que acumula rabia y odio, tiene derecho a una hora de psicólogo al mes, una consulta psiquiátrica si cae en la tómbola de los posibles suicidios. Ellos vieron como su padre golpeaba a su madre, dentro de ese porcentaje de mujeres agredidas, son los violados del SENAME, violados y cada noche violados. Ese lumpen es tal cual como lo señala su nombre, marginados e indigentes, porque déjeme contarle señor gobierno que Chile tiene cientos de marginales e indigentes, muchos de ellos por la falta de compromiso al momento de crear políticas, por el robo de años de los empresarios, ya olvidamos las farmacias, las papeleras y el robo del agua en nuestro país. Ese grupo de marginados se integra a las manifestaciones que son parte de ellos y no les pida que no hagan destrozos o desmanes, menos cuando fueron los políticos, el estado, la justicia quienes rompieron antes sus cuerpos. Ese lumpen se llama Ambar muerta con 1 años y 7 meses el 2018, Monise Josep muerta en la sala de espera del Hospital Barros Luco, 24 de mayo 2019, 310 niños abusados sexualmente por el estado en las dependencias del SENAME, Jorge Navarro Guitierrez, quien muere esperando su pensión de invalidez. 

Posiblemente si continuo nombrando la cantidad de negligencias e injusticias que el Estado de Chile ha cometido sobre su pueblo, nos daríamos cuenta que todos seriamos lumpen.


Te puede interesar

Boletín de noticias

En redes sociales

Síguenos en Facebook.

Síguenos en Twitter

El Tiempo en Santiago de Chile.



Te puede interesar