OPINIÓN: Un ojo por un banco de plaza

Opinión 29 de octubre de 2019 Por
"En ocasiones es imposible no imaginar la existencia de un campo de concentración en donde se encuentran todos los desaparecidos de la sangrienta dictadura de Piñera".
José Lus Díaz Hertz 0912AJ

Los datos de Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile y el colegio de oftalmólogos han sido lapidarios al momento de señalar y condenar los daños al cuerpo que ha dejado la desmedida represión de las fuerzas de Estado. Los cuales saltándose cada protocolo para enfrentar la crisis, han estado haciendo una verdadera guerra con el pueblo de Chile.

En ocasiones es imposible no imaginar la existencia de un campo de concentración en donde se encuentran todos los desaparecidos de la sangrienta dictadura de Piñera.

Los medios de comunicación y sus distintos interlocutores, hacen lo suyo para criminalizar y dividir a la ciudadanía,  para suerte nuestra Chile despertó y quienes en el día de ayer gozaban y vivían de la credibilidad del pueblo, hoy han quedado al descubierto como simples monigotes de la derecha chilena. Verdaderas marionetas de quienes han sumergido al pueblo en esta molestia, y que al parecer no se acerca un pronto final.

Hoy 29 de octubre, después de un fuerte actuar por parte de los jóvenes mas violentos de las marchas, pero no descolgados, sino parte de nuestras marchas, dichos medios evacuaron toda su molestia en ellos.

Quiero dejar claro "no estoy por la violencia" sin embargo que yo no este contra la violencia no detiene la violencia que el Estado ha ejercido contra el pueblo, secuestros a media noche, violaciones, y cientos de víctimas que han perdido un ojo y en algunos casos mas que eso.

La sociedad de oftalmología ha manifestado su cansancio frente a esta situación, levantando su grito de alerta, los médicos hoy se movilizan para manifestar su molestia, si los servicios de salud estaban colapsadas, las victimas de esta dictadura los han colapsado aun mas, no tan solo con sus heridas sino también con el dolor de ver sus caras de jóvenes, niños que han puesto el rostro, el cuerpo y sus ojos.

Mientras la prensa derechista y bien pagada, esa misma que dijo "sabíamos que había desigualdad pero no que les molestaba tanto" hoy se centra en los destrozos en el centro de Santiago y mantiene su incansable practica de criminalizar la manifestación ciudadana, así como lo hacen con todo lo que les molesta a la derecha que entretienen, poco hablan de los cientos de niños que han perdido un ojo y de las secuelas que tendrán toda su vida, poco hablan de los atropellos e incluso muchas veces preguntan en tono de duda.

Señores periodistas: los invito a trabajar con ética, dignidad y verdad. Suelten la mano que les da de comer para que puedan volar en el ejercicio de la profesión libremente.

No hay nada que pueda pagar un ojo de un adolescente que podía ver el mundo desde la ingenuidad de su propia utopía, si para ustedes un mueble de AFP vale mas que la vida, entonces son otra corrosión que debemos extirpar.    

Acá no ha sido ojo por ojo diente por diente.
Un pueblo armado con olla lucha contra un fusil  


Te puede interesar

Boletín de noticias

En redes sociales

Síguenos en Facebook.

Síguenos en Twitter

El Tiempo en Santiago de Chile.



Te puede interesar

THE TIMES CHILE TV