Carta de Cecilia Heyder a aquellos doctores que olvidaron ser más "humanos" con sus pacientes

Opinión 27 de agosto de 2019 Por
Escribo esta carta, con pena, dolor y rabia. Rabia porque estas letras no debería haberlas escrito nunca. Pena y dolor de ver a tanta gente que se debe tragar su dignidad, por culpa de algunos pocos, que se olvidaron de ser un poquito más "humanos" con sus pacientes.
Cecilia Heyder hospitalizada 002

Estimados doStores Dioses:

Luego de llevar semanas, por no decir meses hospitalizada, me gustaría contarles, humildemente, pero con dignidad, y con el mayor respeto posible, cómo se siente uno/a como paciente.

Les escribo esta carta, con el propósito de expresar cómo me han hecho sentir muchos de ustedes. La poca empatía y falta HUMANIDAD, y por qué no decir, la actitud déspota de algunos, porque aclaro que no todos los facultativos caen en este saco, hay más de alguno, que tan solo un poquito de más tacto, siendo más humano y bondadosos como de se dirigen a sus pacientes, ellos son excepción, no les hablo a ellos... les hablaré a ustedes... doStores dioses.

¿Saben?, Ustedes no se imaginan la angustia que ya provoca estar hospitalizada, con dolores, y ver que cuando se dirigen a nosotros, los enfermos, a quienes ustedes juraron al momento de recibir sus títulos, proteger, cuidar, y jamás pasar faltas a la dignidad de sus pacientes, muy por el contrario, muchos de ustedes, se pasaron por cierta parte ese juramento hipocrático de la que tanto se llenan la boca muchos. No cuesta nada explicar, recuerden, que no somos médicos como ustedes para entender y evitar el “error" de comunicación entre los otros funcionarios y el paciente, que lo único que logran, es estresarlos y generarles más dolores y preocupaciones a los enfermos.

Los enfermos, nosotros, tenemos el derecho a una comunicación clara y “sin omitir” nada, y que se nos respete las decisiones que tomamos, porque es nuestra voluntad, que muchos de ustedes tal parece no entienden.

¿Saben?, Cuando ustedes pasan visitar a sus enfermos, y van con su otros colegas “Doctor-Dios” a ver a un montón de enfermos, y les dicen -acá el paciente de tantos años, con tal y tal diagnóstico XX- y los ignoran sin ningún tacto, como si fueran leprosos que sus colegas deben mirar, como si el paciente fuera una cosa que está en una vitrina, y no en una cama.

No saben cómo les/nos faltan el respeto a las personas en condiciones de vulnerabilidad extrema, a ese enfermo que no sabe si estará vivo el día de mañana. Creo que no cuesta nada ser un poquito más empático, con algo más de humildad, que no nos miren como cosas, porque al final, los enfermos somos seres indefensos antes ustedes, porque finalmente -en muchos casos- es que de ustedes depende si es que mañana estemos vivos.

Lamento informarles, que la vida da muchas vueltas, y ojalá nunca lleguen a estar hospitalizados, y los traten como nos han tratado ustedes.

Me despido, sin antes decirles que, antes de ser médicos, deben a aprender a ser mejores personas... no cuesta nada. De verdad que no cuesta nada.



Lea además:

Cecilia Heyder pañuelo FPMRTestimonio de Cecilia Heyder tras extraña enfermedad: "Mi miedo es real, pero debo ser digna hasta donde pueda"



Te puede interesar