VIH privado: Mercenarios de la salud y el dolor

Opinión 14 de agosto de 2019 Por
Si bien no se puede señalar que el sistema privado concentra la mayor demanda, seria un error no reconocer su existencia en tan cuestionado sistema de salud.
VIH
VIH

En el sistema privado de salud se atienden más de 7 mil personas viviendo con VIH, según la superintendencia de ISAPRES. Se calcula que la tasa de aumento es de mil personas al año, datos obtenido desde el 2014 -2016.
Si bien no se puede señalar que el sistema privado concentra la mayor demanda, seria un error no reconocer su existencia en tan cuestionado sistema de salud.

El número es significativo y por lo mismo no puede estar ausente de las “posibles políticas” que se puedan generar, pues son las personas que están en dicho sistema las cuales se ven enfrentadas a la “maquina” de las farmacias, farmacéuticas y porque no señalarlo, a veces la falta de equipos profesionales que pueda darle la atención y orientación adecuada.

Desde la notificación al control. El sistema privado de salud al parecer ha generado un circuito propio, si bien mantiene los mínimos que por ley obliga el ges 18, medición de carga viral, entrega de medicamentos y conteo de CD4, todas las otras aristas que implica el vivir con VIH dependerá de los criterios, muchas veces económicos que tiene cada ISAPRE.

Libre elección – sin libertad – en este caso la mayoría de las ISAPRES cuentan con sus propios prestadores, los cuales son arbitrariamente asignados a la persona que vive con VIH, teniendo mínima posibilidad de modificarlos, situación que afecta de sobremanera a quienes viven en regiones, ya que deben desplazarse a los centros de atención asignado por la institución de salud.

En el caso de los medicamentos, acá vemos la mayor vulneración y llama la atención que el colegio medico frente a esta realidad GES mantenga su silencio, algo que sin lugar a duda hace sospechar de un silencio cómplice del negocio.

En esta materia los medicamentos asignados por el medico, puede ser modificado arbitrariamente por la ISAPRE, si bien mantiene la indicación base, esta muchas veces es cambiada por otros medicamentos que impliquen un costo menor para la ISAPRE, lo cual fácilmente se puede pasar de 1 medicamento al día, a 5 medicamentos al día, cambiando y afectando la sensación de bien estar de las personas viviendo con VIH.

La creación de farmacias únicas. En algunos casos para las personas que viven con VIH se han creado “farmacias especiales” como centros de distribución de los medicamentos, los cuales funcionan en horas determinadas (horario de oficina - de lunes a viernes) esto trae como consecuencia limitarse a un horario definido y limitado al cual se debe recurrir mensualmente con el “permiso laboral” correspondiente, alterando la calidad de vida de la persona. En contra parte con el sistema público la asignación de los medicamentos es por 6 meses permitiendo mayor autonomía. Protocolo confusos, versus protocolo único- si bien como señale anteriormente, los protocolos en el sistema público son únicos, en el sistema privado de salud , es muchas veces confuso, los que en su mayoría no cuentan con un circuito claro de atención.

Si bien se destacan - la atención rápida y oportuna en caso de alguna enfermedad oportunista los problemas surgen fuera de la internación – afectando y deshumanizando la la vida de la persona.

Metas - Farmacéuticas al estar en un sistema privado, las personas viviendo con VIH, muchas veces se trasforman en "la meta de las farmacias y sus vendedoras", las cuales hacen verdaderas red de clientes con el objetivo de cumplir con la misión millonaria de la venta – (al ser una persona que compra medicamentos por sobre el millón de pesos, también se transforma en un cliente atractivo para las farmacias, las cuales en su mayoría intentan tener la clientela fija) La realidad de las personas viviendo con VIH en el sistema privado en algunas ocasiones se presenta con mayor discriminación y victimización secundaria, pues saben y reconocen que es una población que vive más de cerca la estigmatización, la privacidad de sus datos no están garantizados, lo que se agudiza al reconocer el VIH como preexistencia, dejando atrapado al recién notificado a una ISAPRE y a la voluntad económica de esta.

Te puede interesar

Boletín de noticias

En redes sociales

Síguenos en Facebook.

Síguenos en Twitter

El Tiempo en Santiago de Chile.



Te puede interesar