El Universal Chile El Universal Chile

La administración de la muerte del pueblo: Lloronas sin gloria

"La enlutada muerte nos muestra una de sus mejores victorias".

Opinión 16 de junio de 2020 José Luis Díaz - @psicologodiaz
Juego de niños cercado -1591283062736

Buscanos en Google Noticias 

logo-google-new

A través de los protocolos entregados por la Organización Mundial de la Salud, al cual adherimos como gobierno, frente a la crisis sanitaria, social y política destapada por la pandemia actual.

Hemos sido testigo del tratamiento que recibe ese ser querido al momento de partir.

Las fotos de tumbas masivas, entierros acompañados de 5 almas, sin funerales y otros familiares han calado profundo nuestra sociedad, los llantos de impotencia reemplazan el último beso, la foto irónica de la alcaldesa dejó de ser un espectáculo teatral para transformarse en un eterno sufrimiento.

La enlutada muerte nos muestra una de sus mejores victorias.

El personal que recorre el difunto peregrinar parecen ser parte del cortejo del adiós de un cuerpo que no logro dar la última batalla.

Aún no hay tiempos para el reparo, la manía de la vida y la muerte no nos deja tiempo para caer a llorar de rodillas y vernos destrozados.

Acabamos de enterrar un muerto, un ser querido que fue historia y tejido de cientos de vidas que hoy será memoria. Posiblemente después del temblor tengamos una nimita y así recordar sus risas y tristezas, un punto de encuentro, donde la olla común y el café compartido nos contenga y sostenga el dolor que deja esta crisis, la cual se veía venir.

Señalo nimita, pues eso representa al pueblo y no un frío monumento que solo tiene significancia pero no sentido.

Me refiero a falta de tiempo para lanzar el grito y soltar la lágrima, ya que mientras se entierra el cuerpo, el regreso a casa debe ser rápido y oportuno, la espera de más enfermos resguardan la mano tibia del cuidado, el corazón está desgarrado, sin embargo no puede parar de latir mientras exista alguien a quien cuidar y acompañar en esta pandemia.

Mientras los ojos opacados por el dolor, a veces inflamados por el secreto llanto se dejan hipnotizar por frases frías y punitivas del gobierno, remarcando la culpa, irresponsabilidad, falta de empatía. Neutralizando a las víctimas como lo hace un corriente agresor.

Si, acá tenemos que reconocer que el gobierno de turno y todas sus voces han seguido la línea editorial de un agresor, un discurso violento, castigador y manipulador que le hace sentir a la víctima que es culpable de lo que está viviendo y que se lo merecía por su irresponsabilidad de salir a la calle en busca de pan.

Frente a esa violencia el daño va aumentando, no solo perdí a un ser querido sin la oportunidad del último adiós, también es mi culpa por no seguir las indicaciones del agresor.

El gobierno de Chile, es un agresor físico, psicológico, sexual y económico de todas las familias enlutadas por la pandemia.

Silencio sus despidos masivos y también los apoyo.

Administro la caída de los cuerpos, " lentamente" hasta verlos morir asfixiados a través de la prensa roja que hace de la muerte un festival.
Nos recordó que éramos pobre y ganado, llevándonos en masa, sin espacio y respiro al matadero laboral.

Nos violó en derecho y dignidad, segrego nuestras muertes por sexo, edad y estado de salud, para llenar sus gráficos de información tergiversada.

Chile huele a muerte y dolor, se escuchan las Magdalenas, Marías, los Pedros, Juanes, llorando por la falta de la cristiana despedida y sepultura.

Hoy el pueblo, sueña justicia y sufre impotencia, la herida se abre a cada instante frente a la arrogancia del conocimiento miope de los especialistas.

Desde el gobierno se escucha sin parar, castigo, castigos, castigo, castigo, pena de cárcel, como si la pena que se arrastra no fuera suficiente.

El discurso de odio del agresor sigue levantándose y con la fuerza de todo el Estado, pasaran como vecino cómplice diciendo; yo escuchaba que le pegaba pero jamás pensé que la mataría.

Que dicen el poder judicial por las lloronas de Chile, vivirán el último adiós sin justicia.

Que dice las Iglesias por la partida de miles de cristianos sin su santa despedida, aquel salvoconducto que los lleva al rincón de contención celestial.

El gobierno y en complicidad con el estado nos declaró la guerra, una lucha entre la economía y el pueblo.

Hoy sin economía, sin pueblo y sin luto debemos ir avanzando por un camino sin sendero.

No escribo esto para hundir al gobierno, ya que ahí están las manos de la solución, lo escribo para que entienda que esto no se puede administrar como negocio de barrio, ni tampoco se puede presentar como espectáculo mediático de canal universitario.

Acá hay dolor, pena, rabia, sufrimiento que no se ha detenido y no puede continuar.

Invito al gobierno a mirarse, salir de su disociación social y conectarse con el drama humano y no mediático, de quienes hoy continúan su vida con los dientes apretados de impotencia.

Por aquello que fueron fuerza y pueblo.

Pandemia 2020.
Ig: psicologocano 



Lea otras columna de José Luis Díaz

Ministro Enrique Paris 50006129251_7148216390_bCarta al director: Páris y la continuidad de la criminalización del pueblo
bandera trans 9e30ab579-1200x800El mes del orgullo en una mujer Trans: Lo que oculta el patriarcado homosexual
José Luis Díaz Cano 198AJ919 18-25Nuestra discriminación: Fin al festival virtual de inclusión.

Te invitamos a opinar y debatir respecto al contenido de esta noticia. En EL UNIVERSAL CHILE valoramos todos los comentarios respetuosos y constructivos y nos guardamos el derecho a no contar con las opiniones agresivas y ofensivas. Cuéntanos qué piensas y sé parte de la conversación.

Te puede interesar

Corte de  Santiago .

Corte declara ilegal exigir no volver a Chile a quienes se acogen a plan de retorno a país de origen

El Universal
Nacional Ayer

La Corte de Apelaciones de Santiago acogió el recurso de amparo presentado en representación de 26 ciudadanos extranjeros, incluidos tres menores de edad con nacionalidad chilena, y dispuso que el Ministerio del Interior no podrá exigir la suscripción de una declaración en la que se comprometen a no volver a ingresar a Chile por el plazo de 9 años, si se acogen a plan humanitario de retorno a su país de origen.

Síguenos en Twitter

El Tiempo en Santiago de Chile.



Lo más visto

Boletín de noticias